Crónica de una rivalidad – Mansilla vs Bad Boy Jr.

14100511_10154467771702392_871887032308599340_n¿Qué lleva a dos amigos a odiarse mutuamente? ¿Qué es más importante, la amistad o ser reconocido como el mejor?

Bad Boy Jr. y Mansilla empezaron juntos su camino al éxito, estos amigos inseparables desde el colegio no pararon hasta convertirse en figuras descollantes de la Nueva Sangre LWA y en el proceso, coronarse como los primeros dos veces campeones en pareja de LWA. Todo parecía andar muy bien, hasta que la ambición y el recelo comenzaron a afectar una amistad que parecía infranqueable.

Mansilla capturó el campeonato máximo y su reinado no fue fácil de llevar, todos querían enfrentar al campeón más joven de la historia de LWA y el apoyo incondicional de Bad Boy Jr. fue un factor importante en cada defensa, apoyo que, todos sabíamos, no duraría por siempre.

Bad Boy Jr. nunca perdió el respeto por su compañero, pero su momento había llegado, él también quería su oportunidad. Tras algunos roces provocados por descoordinaciones y malos entendidos, ambos amigos se vieron las caras en Prueba de Fuego 2016 y junto a Apocalipsis dieron una de las mejores luchas del año. Mansilla retendría el título, pero lo perdería inmediatamente ante Axl.

Este hecho fue la gota que derramó el vaso para “El Imparable”, se cansó de no ser respetado por el público, de ser eclipsado por su compañero, de esforzarse por ser el mejor sin que nadie se lo reconozca, así que decidió “vender su alma al diablo”. Mansilla se puso a órdenes de Ikaro y decidió tomar el camino más corto de nuevo al éxito y su primera víctima sería su, ahora, ex amigo.

Bad Boy Jr. calificó a su excompañero como un “títere”, y en los últimos eventos, sus peleas se han hecho constantes, llegando a niveles casi callejeros; ambos decidieron terminar todo de una vez por todas en Reyes de la Lucha Libre 6. Esta lucha será un clásico instantáneo y quedará marcada en la historia como un ejemplo a tener en cuenta que nos deja una moraleja: a veces ni la amistad más fuerte puede sobrevivir ante el resplandor de un campeonato y la serie de emociones que el luchar por él conlleva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *